sábado, 14 de agosto de 2021

Entre Ardinet y Batch

Propiamente hablando deberíamos decir entre la Cabanne de Cap de ra Batch y la Cabanne de Lardinet. Eso nos explica el libro de referencia que concierne al circo de Lescun.


Ambas casetas de pastor están bien vivas y habitadas. Valga una imagen de la de Cap de ra Batch:

El burrito de carga descansa junto a la roca. Del otro lado, delante de la puerta, hemos visto un niño pequeño jugar con su juguete, el mismo lugar donde, por la tarde, al volver a pasar, un sonrosado tocino comía contento.

Son las que se encuentran en esta zona de Azuns. Pero con un poco de atención veremos otros restos que nos remiten al pasado pastoral de este lugar. Ya son tan solo piedras. Pastores de piedras. Fantasmas que guardan su pasado.

El recuadro rojo sitúa Azuns.
(Fuente mapa: https://www.geoportail.gouv.fr/donnees/carte-ign)

Y este es lugar con la situación de las cabañas y algunos de los restos:

Recuadro 1: Cabanne de Lardinet y su actual cerrado para las ovejas. Recuadro 2: Cabanne de Cap de ra Batch y sus cerrados (antiguos y modernos).
Los recuadros a, b y c sitúan los restos.
(Fuente ortofoto: aplicación Mapas de Apple, versión 3.0)

Señalamos solo tres viejos restos que se ven fácilmente desde el mismo camino. Muchos otros andan perdidos por el monte.

Restos a y b



El marcado como a se encuentra en medio del camino:

El corral (a la derecha) se encuentra tan desmoronado que casi no se distingue si no se presta atención. La caseta no lo está menos, pero su forma la delata mejor.

El señalado como b aparece al otro lado del torrente:

En este caso la distancia que lo separa del camino permite apreciarlo mejor, caseta y corral.

Resto c
Es una extraña hilera doble de piedras, pero su tamaño y lo asentado de las mismas entre la hierba permiten suponer que no son recientes.


¿Nombre? ¿La historia de su pasado? Preguntas......



miércoles, 11 de agosto de 2021

PASTORES DE PIEDRAS

Podría pensarse en pastores de piedras a la vista de los corrales siempre derruidos que vemos del lado español. En otras entradas vamos tomando nota de algunos de ellos. Nuestra parte del Pirineo es así.
Pero pasamos al norte y la montaña, en verano, está viva. Y no por el turismo (concentrado en cotas bajas) ni por los montañeros (los nuevos en los puntos tópicos, los viejos pocos).
Sí, pese a lo que se diga el monte está mayoritariamente vacío. Pero en cotas altas de muchos valles franceses, Aspe y Ossau, continua el vacío ancestral. El que se llena con el sonsonete de las esquilas de los corderos y el resoplido de los caballos. No  es difícil de comprobar, tan solo hay que andar monte arriba.

Un ejemplo en la Vallée d'Aspe, entre muchos otros:

La flecha roja señala la Cabanne du Lapassa (el ganado acaba de soltarse y se le distingue bien a poca distancia).
El círculo rojo sitúa la Cabanne d'Escurets (su ganado hace rato que ha salido en dirección al Col de Liard).

Ambos rebaños van a recorrer como de costumbre la montaña que les rodea acompañados de sus pastores. Nosotros, que tan solo vamos a subir con nuestra particular ilusión al Ronglet, vamos a coincidir con el de la caseta de Escurets y sus jóvenes cuidadores.
Solo veremos a estos, pero no son los únicos en estas hileras de montañas. Nada más llegar al Col d'Iseye, muy próximo, y asomarnos a la vertiente de la Vallée d'Ossau, el panorama es formidable:

Las flechas blancas señalan grupos de ganado, diseminado por doquier.

Nosotros, camino del Col de Liard, seguimos el viejo camino señalado por el tropel de corderos de Escurets, así fertilizado para provecho de tantas flores preciosas.



Lo encontraremos al llegar al collado, hace rato que recorren su ladera:


Los pastores y su perro vigilan desde lo alto del montículo de la derecha.

Hacia el otro lado el paisaje es también extenso y maravilloso. Pero de nuevo habitado por semejantes:

La flecha roja señala la Cabanne de Narbèze.

Y sin embargo, algo queda de una época anterior. Recuerda a los "pastores de piedras" de nuestro lado.
Se trata de un viejo corral, lo que en Vallée d'Aspe llaman cueilar, coilar, cojalar.

El recinto se encuentra muy desmoronado pero se distingue. En un extremo (flecha naranja) se configura curiosamente en una doble hilera de piedras que dejan un estrecho pasillo. Adosado a la pared (flecha roja) se cobija lo que debió ser la cabaña.

Se encuentra junto al camino, justo antes de la subida final al Col de Liard y en un rellano que domina una preciosa cubeta de hierba con un pequeño reguero que imita las aguas tuertas.

La flecha roja sitúa el cueilar y la flecha naranja la bien cuidada Cabanne d'Escurets.


En la foto aérea se distingue muy bien (círculo rojo) el recinto y su curiosa doble hilera. En el mapa se señala con una flecha roja.
(Fuente ortofoto: aplicación Mapas de Apple, versión 3.0)
(Mapa: IGN, serie TOP25, hoja 1547OT Ossau-Vallée d'Aspe, édition 1, 1991)

Perdimos la ocasión de preguntar a estos jóvenes pastores si conocían el nombre de estas ruinas que quizá sus mayores habrían conocido.



miércoles, 30 de junio de 2021

sábado, 19 de junio de 2021

Los lavaderos, ni antes ni después

Algo queda, si. Antes en un solar tras el muro que los ocultaba. Después (hoy) entre casas del habitual patrón moderno (llamémosle así), igual de ignorados. Ni un solo cartel (parece que solo proliferan por el monte) indicando lo que son.


17 de noviembre de 1990


19 de junio de 2021


(Fuente: aplicación Maps de Apple)

"Blondeau, que en 1886 -el año en que se instaló la fuente en la plaza de la Catedral- creó los conocidos lavaderos de San Julián, en la calle de Pedro IV, con el agua de ese manantial, (...)"
Carlos Garcés Manau. El Ayuntamiento de Huesca. Historia, arte y poder. Instituto de Estudios Aragoneses. Huesca. 2012.



martes, 13 de abril de 2021

lunes, 5 de abril de 2021

EN UNOS METROS DE BISCARRUÉS

Unos pocos cientos de metros pueden decir lo suficiente para cambiar la imagen de un paisaje, modificar la primera idea que de él podamos formarnos a primera vista, avisarnos de cuanto de parcial llega a ser nuestra forma de ver.
Con el suficiente interés, lo que nos rodea deja de ser lo que nos pareció.

Tomamos como ejemplo el municipio de Biscarrués, el tramo correspondiente a Val d'Espartera de la Ruta de la Piedra nº 6: "Entre corrales y pozos".

Este es el folleto del itinerario.
(Ver aquí todas las rutas)

Lomas de arbolado y matorral, bloques rocosos. Pistas polvorientas, calor, frío también. Extensiones de campos, ruinas de piedras, alguna granja. Paisaje de trabajo en el piedemonte rural.
Es lo que parece. Lo veremos a lo largo de todo el recorrido. Pero nos detendremos tan solo en una zona concreta:

La línea roja sigue la ruta "Entre corrales y pozos" y el recuadro rojizo señala la zona en cuestión.
(Fuente: mapa IGN, serie MTN25, hoja 247-III Biscarrués, 2ª edición, 2015) 

ENTRAR EN VAL D'ESPARTERA
Tras abandonar el asfalto y aunque no lo parece, diríase que vamos por una pista, circulamos por una carretera. Se trata de la carretera/camino vecinal HU-V-5211 que comunica Ardisa con Ortilla, un viejo proyecto que nunca se asfaltó aunque de firme estabilizado. Todavía puede verse alguno de los antiguos mojones kilométricos.

DOS VALLONADAS
Val d'Espartera (habitualmente publicado como Valdespartera) es un suave valle afluente del río Gállego, enteramente cultivado. El relieve tiene tan escasa pendiente que apenas se distingue de las grandes planicies que encontraremos "al otro lado", a partir del Corral d'Ugenio.
Grandes extensiones, también cultivadas, que no son sino el antiguo valle fluvial del río Astón antes de ser capturado a la altura del Castillo de Artasona y desviado así hacia el río Sotón y el actual embalse de la Sotonera.
De esta manera, curiosamente, es el único de esta serie de afluentes de la margen izquierda del Gállego que, en lugar de girar hacia el oeste y caer al Gállego, gira al este. Caprichos de la geología.

En el centro de la imagen se ven las grandes extensiones del antiguo valle fluvial y como también él vierte hacia el oeste salvo su cauce, capturado en dirección contraria.
(Fuente ortofoto: aplicación Mapas de Apple, versión 3.0)

DE CORRALES Y POZOS
De todo el recorrido de esta Ruta de la Piedra, nos detendremos en esta zona que mencionamos, hasta o Lugaré. Echemos un vistazo al transcurso del tiempo y señalemos el nombre de alguno de estos lugares.

Empezaremos con una ortofoto de la actualidad:

c1: Corral de Ginesa. c2: Corral de Clemente. c3: Corral y Pozo d'Oto. c4: Corral de Val d'Espartera de Carrera. c5: Bobeda Ugenio. c6: Corral d'Esteban. c7: Corral d'Ugenio. c8: Corral d'Orzana. c9: Corral de Curamuerto. c10: o Lugaré.
a: Pulatrons. b: Val d'Espartera. c: o Fungo de Val d'Espartera.
(Fuente ortofoto: aplicación Mapas de Apple, versión 3.0)

La compararemos con las antiguas fotos aéreas de los vuelos americanos:


Izquierda: vuelo del 16 de febrero de 1946. Derecha: vuelo del 14 de agosto de 1956.
(Fuente: Centro Nacional de Información Geográfica)

Entre 1946 y 1956 no se ven grandes diferencias. En esta última se aprecian mejor algunos detalles: el pozo (flecha superior) y el corral (flecha inferior) de Oto, el corral (flecha inferior) y la fresquera (flecha inferior) de Esteban, la bobeda Ugenio (flecha derecha) y su corral (flecha izquierda), incluso se distingue o Fongo de Val d'Espartera. En ambas se comprueba como el actual Corral de Clemente (c2) no existe y sí en cambio uno más al oeste (ahora derruído).


Mismos vuelos en la cabecera-divisoria de Val d'Espartera.

Estas dos imágenes parecen indicar que el Corral de Curamuerto aún no había sido construido y se distingue muy bien la balsa (flecha izquierda del vuelo de 1956) del Corral d'Orzana.
O Lugaré también parece algo distinto de la actualidad. Y aparece la vía del tren con la estación de Piedramorrera-Biscarrués.

Los mapas han recogido todo esto de manera muy dispar. Veamos:

Minuta de la campaña de 1949 que ponía al día la correspondiente a 1928.
(Fuente: Centro Nacional de Información Geográfica)

En la minuta cartográfica que preparaba la primera edición del mapa 1:50000 aparecían muchos edificios agrícolas y sus balsas. Detalle que se obvió en su mayoría cundo el mapa fue publicado:

Primera edición (1930) del mapa 1:50.000 del Instituto Geográfico y Catastral, hoja 247-Ayerbe.
Tan solo figuran el Corral d'Ugenio y o Lugaré.

En el mapa actual aparecen mucho mejor recogidos:

Corrales bien situados (incluso el derruido junto al de Clemente) aunque con algunas imprecisiones toponímicas y de ubicación (el pozo junto a o Lugaré).
(Fuente: mapa IGN, serie MTN25, hoja 247-III Biscarrués, 2ª edición, 2015)

Vamos a ver y localizar algunos de estos sitios:

Al poco de entrar en Val d'Espartera tendremos esta vista.

Y esta otra cerca de la Bobeda Ugenio.


Este es el montículo donde se encuentra el Corral d'Oto y su pozo camuflado entre el matorral.


Del Corral d'Esteban solo se mantiene su llamativa "fresquera".


Y junto al Corral d'Esteban el curioso Fongo de Val d'Espartera (similar a las llamadas "chimeneas de hadas" y por ello asi rebautizado con poco acierto).

Una formidable caseta de pastor: a Bobeda Ugenio. Del corral contiguo solo queda un montículo de piedras revueltas y matorral.

Tanto en su ventanuco como en las piedras de su entrada aparecen antiguas inscripciones. Una de ellas, fechada durante la guerra civil, señala el lugar como "Ballespartera", prueba de las muchas maneras de pronunciar y escribir un mismo sitio con el curso del tiempo.

En esta imagen vemos la leve divisoria entre Val d'Espartera (a la derecha) y el antiguo valle fluvial del río Astón (a la izquierda).
Junto a la vieja carretera, que venimos siguiendo desde el principio, se levantan más corrales nuevos/viejos/remodelados.

Hay muchos más, y no pocos elementos de interés. Pero aquí solo hemos querido despertar la curiosidad. Y asi se cumplan los versos del poeta:
Al trenzar los lazos de la cosecha
entretejiste el sosegado silencio que hay en ti
en unas espigas que no se deterioran
sino que mejoran al tensarse vuelta a vuelta
en forma de corona familiar,
un desechable nudo de amor hecho de paja.
(Seamus Heaney)



Y para terminar las gracias, claro está, a quienes saben de todo esto y nos lo han contado. Tanto hay por decir y, sobre todo, escribir para resguardar del olvido o la confusión.
Gracias Lola Gimenez de casa Carrera de Biscarrués y gracias José Antonio Cuchí.


FE DE ERRATAS
Entre los corrales mencionados hay que corregir el nombre correpondiente al Corral d'Esteban. El que aparece en las imágenes como Corral d'Esteban (el correspondiente a c6) se llama en realidad Corral d'Estefanía. El verdadero Corral d'Esteban está muy próximo al Corral d'Ugenio.
En las dos fotografías siguientes se sitúan ambos para aclarar la confusión: