domingo, 13 de diciembre de 2015

ALREDEDOR DEL BOSQUE DE PIEDRA

Quien diría que puede recorrerse de esta manera un sitio así. Parece imposible. Acantilados laberínticos, desgajados en un bosque intransitable de agujas de piedra. Y sin embargo, lo es. Son tres los itinerarios que lo permiten.
Dos de ellos son bien conocidos. No así el otro, que permanece cuasi olvidado y muy poco detallado: esto, justo con un croquis del mismo, justificará esta entrada.

Beseit. El Parrissal.
El recuadro rojo señala la zona que nos ocupa.

Debemos a dos publicaciones la divulgación de los tres recorridos que, enlazados uno a continuación del otro, permiten rodear de manera circular el profundo desfiladero de l'Estret, más conocido como les Gúbies del Parrissal. Son los siguientes:

KILDO CARRETÉ
Kildo (Hermenegild) Carreté Bisbal publicó, en el nº 769 de la revista Muntanya de junio de 1990, la historia, redescubrimiento y descripción del Pas del Romeret. Incluso la portada acaparaba y anunciaba la originalidad del mismo.

Esta es la revista y la primera página del artículo. Se pueden consultar íntegramente aquí.

JOAN TIRÓN
El recorrido completo, tal y como lo comentamos en esta entrada, apareció por primera vez en este libro en el que, además de grimpar, se cuentan un buen número de curiosidades:

Joan Tirón. Grimpant pel massís del Port. Cossetània Edicions. Valls. 2004.

Aquí encontramos comentados y descritos, además del Romeret, la Canal de l'Ase y, someramente, las canales de subida desde aguas arriba.

EL RECORRIDO
Aprovecha la existencia de tres "pasos" para realizar un circuito que rodea el profundo desfiladero de les Gúbies del Parrissal.
Las vistas son formidables y el entorno geológico y forestal maravillosos para todo el que estime la contemplación de este tipo de paisaje y roca.
La historia del viejo uso tradicional de los mismos es aún más interesante y digna de valorar ante las dificultades que presentan tanto el terreno como los propios recorridos.

En las imágenes que siguen los colores identifican los lugares de la siguiente manera:


Azul claro: l'Estret (Gúbies del Parrissal), rojo: Pas del Romeret, naranja: canales de subida, rosa: Canal de l'Ase, azul oscuro: Barranc de les Palanques.

El trazado indicado para el Romeret y las canales de subida, no es en absoluto preciso sino tan solo indicativo.

Así se ven desde el sendero que baja de las Moletas d'Arany (otro extraordinario recorrido).
El terreno por donde discurren las canales de subida apenas se distingue con claridad y es mucho más complicado de lo que se adivina. El tajo de la Canal d'Ase se muestra bien a las claras.

Fuente de las imágenes. Izquierda: aplicación Mapas de iPad. Derecha: mapa IGN 1:25000, hoja 521-I Beceite.

EL PAS DEL ROMERET
Para saber la historia y pormenores de esta senda lo mejor es leerse el artículo citado más arriba (ver el enlace).
Pese a estar equipada no hay que menospreciar algunos de sus tramos.

Esta es la margen derecha tal y como se ve desde las inmediaciones del caminito que cruza por lo alto de la Canal de l'Ase.

Aquí están los puntos de partida: a la izquierda el situado aguas abajo, el de la derecha aguas arriba.

Esta es la foto que aparece en el artículo de Kildo de 1990. Comparándola con la de arriba (del 2 de mayo de 2009) se comprueba el paso del tiempo: se han desgajado bloques y la pintura se va borrando ligeramente.


Dos momentos de la senda.

CANALES DE SUBIDA
La lectura atenta del (escaso) texto y alguna dosis de intuición nos llevaron a encontrar la subida sin errores. Fue una sorpresa inesperada y resultó un ascenso bien interesante por su lógica habilidosa y sus pequeñas dificultades en las trepadas.
¿Tendrán nombre estas canales o alguno de sus pasos?

Este es el croquis que dibujé en Valderrobres a las pocas horas.

Izquierda: la bonita cornisa de la primera parte. Centro: llegando a la canal-diedro. Derecha: muros finales.

CANAL DE L'ASE
Cuando estuvimos nosotros aquella primera vez, el 8 de diciembre de 2012, estábamos dispuestos a bajar por ella rapelando donde fuera necesario. Fue una sorpresa (y una suerte, el tiempo se echaba encima) encontrarla equipada con grapas a modo de pequeña ferrata.
Por tercera vez en el día, salimos maravillados.

Así se ve la Canal de l'Ase desde el camino del Pas del Romeret. Su existencia es una suerte geológica.

Izquierda: la canal vista desde el camino que sube al Parrissal remontando el Matarranya. Centro: un contraluz que muestra la estrechez de las paredes. Derecha: la rendija llega a ahondarse hasta volverse a veces inaccesible.

La canal también tiene su inscripción. ¿Desde cuando?


Lo cierto es que tenemos la duda del nombre de la canal. Solo hemos visto la referencia de Tirón en su libro, que dice (respecto a las "canales de subida" y la "Canal de l'Ase"):
"Es tracta d'un passador que vol emular el del Romeret, aprofitant les canals que cauen pel costat dret de les gúbies (la part esquerra orogràfica), en els dos extrems de l'engorjament, i que al capdamunt de les canals segueix part del traçat del pas de l'Ase"
Parece deducirse que l'Ase es un paso (o tramo) que cruzaría por la cabecera de ambos itinerarios, y no se dice expresamente que la canal que hoy recibe este nombre lo tenga realmente.


Tres momentos de la ascensión entre bloques, pasillos y resaltes.

Resumiendo, un circuito imprescindible para comprobar lo laberíntico e intrincado del Port, inolvidable para quienes gusten de estas cosas. Y para apreciar las dificultades que antiguamente afrontaban quienes utilizaban estos lugares para su subsistencia. Cuántas preguntas acuden a la cabeza...
Hay que tener en cuenta que, si bien el Romeret y l'Ase se encuentran equipados y señalizados, no sucede igual con el itinerario de subida desde el río y se precisa ir con cuidado y atención (una cuerda y material para asegurar pueden ser recomendables).

No hay comentarios:

Publicar un comentario