domingo, 13 de agosto de 2017

EL PALAS. Reiterando lo dicho en 1871

Una estructura perfecta y solitaria.

La pirámide del Palas en el centro, vista un atardecer desde La Pombie.

1871
Este fue el año de la segunda ascensión. El guía de Aas Jaques Orteig y su cliente inglés Robert Forster siguieron el mismo itinerario que 46 años antes, un 17 de julio, emplearon los oficiales geodésicos Peytier y Hossard (cuya torreta cimera encontraron) pensando que lo hacían al Balaitús en medio de una niebla bien engañosa...
Forster contó lo sucedido por carta a Henry Russell, tal y como se cuenta en un interesante libro:


El autor indica una denominación poco conocida del Palas y utilizada por los pastores de la Vallée d'Azun: Castet de Mourrous, es decir "Castillo de Moros". Hay que recordar que en un documento de Peytier sobre cimas de segundo de orden el nombre que figura es el de Cuje-la-Palas, que aparece recogido en la guía Ollivier.

Pero hay más cosas interesantes. El cliente inglés efectúa dos observaciones bien diferentes:

La primera
Si bien subieron por la Arista de los Geodésicos, la bajada decidieron efectuarla por el sur. Y así fue como se recorrió por primera vez, en descenso, la posteriormente llamada Chimenea Ledormeur que, en rigor, hubiera debido denominarse "Chimenea Orteig" (como también acertadamente comenta la guia Ollivier).
Y este es el comentario que aquel inglés realizó en su carta:
"Encuentro la arista norte menos peligrosa, al ser la roca sólida y ofrecer mejor presa: pero hace falta una buena cabeza. Las pendientes meridionales tienen un aspecto mas fácil pero la roca es resbaladiza y menos segura"
Del todo acertado.

La Arista de los Geodésicos en sus tramos de arista es de progresión segura, y su roca franca y sólida. Pero el contorneo del contrafuerte central no es banal; aunque no difícil sí es expuesto.

La Chimenea Ledormeur, en cambio, tiene más ventajas a la hora de ser bajada: el itinerario, una vez visto, no ofrece prácticamente duda y es muy directo y regular. Si se tiene experiencia y cuidado no se tiran piedras (claro que esto es más improbable cuantas más personas se encuentran).
Solo disentimos de Forster en lo resbaladizo, no es para tanto (aunque lo cierto es que hoy en día vamos bastante mejor calzados...).

La segunda
Nos dimos cuenta de lo mismo:
"La mineralogía de los contrafuertes del Balaitus, del lado del Palas, es de gran interés: contienen bellas muestras de granates y otros cristales"
Aunque no encontramos granates, esa vertiente del Palas es una maravilla de colores y franjas coloreadas:

Muestra de ello es el comienzo del Pitón Von Martin y sus inmediaciones.

Y del lado de Arremoulit el granito reina mayoritariamente. Si se mira con interés:


ORTEIG Y ARREMOULIT
Cualquiera que lea algo de la historia de este lugar o se mueva por aquí va a encontrar señalizado y advertido el famoso Passage d'Orteig.
Sin embargo, este personaje hizo algo más que encontrar este célebre y expuesto paso: construyó en 1886 el primer refugio de Arremoulit.
Dimos con él sin saberlo y al llegar a casa y releer sobre la zona...

Este es el libro que lo explica (recomendable por muchos otros motivos)

Junto a la piedra del centro de la foto se distingue el viejo refugio. Así se encontraba los días 11 y 12 de agosto de este 2017.

lunes, 7 de agosto de 2017

ABANICO AL CIELO

En montaña continuamente se dirigen nuestros ojos de esta manera. Abarcan líneas de cresta y el azar (o nuestras preferencias) deciden el ángulo. El paso de las horas (las nubes, la luz) hacen el resto.

Desde el refugio de Larribet no faltan perfiles donde repetir este encuentro.
Este es un ejemplo.

Son dos abanicos muy parecidos.
En ambos, el perfil se lo disputan la zona cimera cimera del Palas y, sobre todo, el agudo cresterío que se desprende al WNW de la punta 2972 situada al oeste del Pic d'Artouste.
(Fuente: mapa IGN serie TOP25, hoja 1647 OT - Vignemale)

Este es el abanico naranja

Este es el abanico rosa

Tal cual estuvieron los primeros días de agosto de 2017.